Descubre todos los secretos de la Cueva de Tito Bustillo (Ribadesella)

Horario:

Abre del 4 marzo al 1 noviembre.

X a D, desde 11h (primer pase) a 17h (último pase).


Tarifa:

General: 4,14€ (consigue Entrada Reducida con el Pasaporte Cultural de Asturias, te lo contamos en el texto).

Reducida: 2,12€ (de 7 a 11 años, mayor de 65, familia numerosa, pasaporte cultural, carnet joven o de estudiante, discapacidad acreditada, grupo desde 20).

Gratis: miércoles y 18 mayo (Día Internacional de los Museos).

Máximo 6 personas por pase, 30 personas/día.

Imprescindible reservar con antelación.

Edad mínima: 7 años.

No recomendada con dificultad de visión o movilidad.

Lleva ropa de abrigo e impermeable (13ºC en la cueva).

No se permiten fotos ni video.

Mascotas no permitidas.

Duración: 1h aprox.

Visita guiada.

Dónde: Avenida de Tito Bustillo, Ribadesella, Asturias.

www.centrotitobustillo.com - 985185860 - 985861255.

Por qué deberías conocer la Cueva Tito Bustillo

Tito Bustillo es uno de los conjuntos rupestres más importantes del arte paleolítico mundial y referente en Europa junto a Altamira (Cantabria) y Lascaux (Francia).


En 2008 fue declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad por la importancia de sus pinturas, grabados y otras manifestaciones artísticas como esculturas.


Por tanto, es una visita trascendental para conocer la historia de la Humanidad.


Pero lo que realmente vas a descubrir en una cueva como Tito Bustillo es a ti mismo, tu historia, de dónde vienes, quiénes eran y cómo pensaban tus antepasados.


Todavía hay gente que piensa que somos “personas” desde que se escribe la historia, que nuestros ancestros eran simples “trogloditas”, casi animales, que solo cazaban y se mataban entre ellos. Pero no.


Hace 20.000 años, e incluso más, ya teníamos organización social, cultura, conceptos estéticos, artistas reconocidos (no pintaba cualquiera, solo los expertos), educación artística (por similitud entre artistas prehistóricos se puede pensar que había una “escuela” de pintores) y sobre todo, algo que ya hemos olvidado, una comunión extraordinaria con la naturaleza.

Parte izquierda del panel principal de la Cueva de Tito Bustillo, en Ribadesella, Asturias
Foto: Sociedad Pública de Gestión y Promoción Turística y Cultural del Principado de Asturias.


Por ahora se han descubierto 12 conjuntos distribuidos por diferentes partes de la galería que conforman más de 100 obras grabadas y pintadas donde predominan las representaciones animales frente a los símbolos: 30 cérvidos, 13 caballos, 9 renos, 5 cabras, 4 bisontes, 1 uro (parecido al toro pero de mayor tamaño, extinguido en el XVII, origen del ganado vacuno europeo actual), 2 animales sin determinar, 17 signos y 10 líneas sin definir.


Aunque las obras datadas más antiguas son de hace 36.000 años al menos, las más destacadas se corresponden con dos fases: una pre-Magdaleniense, anterior a 20.000 años a.C., con signos en rojo y escasos símbolos animales; y otra Magdaleniense, entre 17.000 y 12.000 años a.C., dibujada sobre una gran capa de pintura rojiza, con una gran diversidad de animales. Esta es la obra más conocida.

Detalle de pinturas rupestres en el panel principal de la Cueva de Tito Bustillo, en Ribadesella, Asturias
Foto: Sociedad Pública de Gestión y Promoción Turística y Cultural del Principado de Asturias.


Según Rodrigo De Balbín Behrmann, el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Alcalá de Henares que lidera las excavaciones desde 1974, la cueva podría haber estado casi totalmente pintada y hoy solo vemos la parte que se ha conservado, en torno al 20% de la superficie que sería decorada a lo largo de los miles de años que fue habitada.

Pero su importancia va más allá de la fascinante decoración de sus paredes, ya que podría haber sido habitada por hasta 300 personas, según se estima, que dejaron restos que nos hablan mucho sobre su vida, alimentación y costumbres.


Y es una más de las mútiples cuevas del Macizo de Ardines, que fue un centro neurálgico de vida durante más de 25.000 años.

Pinturas rupestres en la pared del panel principal de la Cueva de Tito Bustillo, en Ribadesella, Asturias
Foto: Sociedad Pública de Gestión y Promoción Turística y Cultural del Principado de Asturias.


La propia cueva es muy bonita. Una galería de unos 700 metros de longitud, a la que se abren estancias anexas, con una sucesión de salas, galerías y bellas estalactitas, estalagmitas y formaciones geológicas.

Plano de la Cueva de Tito Bustillo, en Ribadesella, Asturias
Imagen: Falconaumanni (Wikimedia licencia CC BY SA 2.5)
Plano de la Cueva de Tito Bustillo en Ribadesella, Asturias
Foto expuesta en el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo.


Qué verás en la Cueva de Tito Bustillo

Lo fundamental que se ve en la visita son las pinturas de la Sala Principal, las más famosas y representativas.


Los visitantes lo vemos a cierta distancia, limitados por una vaya, por lo que no se aprecian todos sus matices. Pero hay que asumir la fragilidad de esta obra, y, dada su monumental importancia para comprender la historia de la Humanidad, ya es un milagro que se nos permita el acceso a la cueva original.


Recordemos, por ejemplo, que en la Cueva de Altamira lo que se visita es una réplica, no la verdadera, aunque en 2015 se permitió la visita muy restringida a la original, con el peligro que ello supone para su conservación.


La magnitud y los detalles de todas las obras pueden verse en la exposición del contiguo Centro de Arte Rupestre de Tito Bustillo.

Pinturas rupestres en el panel principal de la Cueva de Tito Bustillo, en Ribadesella, Asturias
Foto: Sociedad Pública de Gestión y Promoción Turística y Cultural del Principado de Asturias.



Qué no podrás ver en la Cueva de Tito Bustillo

Son muchísimos los elementos gráficos que no es posible ver en la visita a la cueva, pero sí podrás ver con sumo detalle su réplica en el Centro de Arte contiguo:


Camarín de las Vulvas.

Las primeras pinturas descubiertas. Varias vulvas humanas, una dentro de una figura humana. Se ubican en un lugar alejado y resguardado, que claramente tiene un factor simbólico.


Son muy similares a otras encontradas en diferentes cuevas de la zona cantábrica y suroeste francés.

Camarín de las Vulvas de la Cueva de Tito Bustillo en Ribadesella, Asturias
Foto expuesta en el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo.


Galería de los Antropomorfos.

La última descubierta. En el año 2000 la localizó un guía de la cueva en una pequeña galería adyacente a la sala larga.

Galería de los antropomorfos de la Cueva de Tito Bustillo en Ribadesella, Asturias
Foto expuesta en el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo.


En un curioso colgante calcáreo en forma de banderín muy fino, con una figura esquemática de mujer pintada en una cara, y una de hombre en la otra cara. Si se ilumina desde un lado para verlo traslúcido, ambas figuras quedan superpuestas. Creatividad y amor en estado puro.

Figuras antropomorfas de la Cueva de Tito Bustillo en Ribadesella, Asturias
Foto expuesta en el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo.


La ballena.

Algo único en el arte Paleolítico descubierto: la representación de un animal marino que podría ser una ballena.

Conjunto de la ballena de la Cueva de Tito Bustillo en Ribadesella, Asturias
Foto expuesta en el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo.


Paneles de zoomorfos.

En el fondo de la cueva hay varios dibujos de animales como cérvidos, bovinos, una cabra y un caballo.

Zoomorfos grabados de la Cueva de Tito Bustillo en Ribadesella, Asturias
Foto expuesta en el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo.


Galería de los Caballos

Grabados de varios animales: seis caballos, un bovino y quizá un oso.


Conjunto de la entrada

Restos de pintura de obras ya no conservadas.


El entronque

Sala por la que se camina pero no paramos para ver las pinturas de un caballo y otros objetos.


Conjunto de los signos geométricos.

Grabados de signos cuadrangulares, muy similares a algunos de la sala principal y de otras cuevas de la cornisa cantábrica.

Signos grabados de la Cueva de Tito Bustillo en Ribadesella, Asturias
Foto expuesta en el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo.


Mano en negativo.

Silueta en pintura roja de una mano. La única encontrada en Asturias.


Conjunto del Laciforme.

Dos pinturas lineales con forma de lazo. Muy similares a otras encontradas en la cercana Cueva de El Pindal (Llanes).

Conjunto del laciforme de la Cueva de Tito Bustillo en Ribadesella, Asturias
Foto expuesta en el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo.


Bloque de signos rojos.

Dos líneas con puntos que se ubican al fondo de la cueva.

Bloque con signos rojos de la Cueva de Tito Bustillo en Ribadesella, Asturias
Foto expuesta en el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo.


Restos de pintura roja.

Por diferentes partes hay manchas y trazos que quizá estén relacionados con los demás.



Quién y cómo descubrió la Cueva de Tito Bustillo

El Macizo de Ardines, donde se encuentra Tito Bustillo, está surcado de multitud de cuevas diferentes que fueron habitadas durante miles de años en época prehistórica.


Desde finales del siglo XIX hubo excavaciones y estudios en algunas de ellas, como en la Cuevona, la Lloseta, El Tenis, San Antonio, Les Pedroses, El Cierro y Cova Rosa.


Tito Bustillo en principio permanecía intacta.


Aunque siempre se ha hablado que los descubridores descendieron por la sima Pozu’l Ramu, en el documental conmemorando los 50 años del descubrimiento los protagonistas afirman que descendieron por el Pozo La Cerezal, y Pozu’l Ramu es otra sima que se encuentra en la misma finca donde se arrojan desperdicios y animales muertos.


Aunque parece que ya habían estado antes en la cueva, decidieron mantenerla en secreto hasta poder explorarla con más tiempo en Semana Santa.


Por ello, la fecha señalada en la historia es el 11 de en abril de 1968. Ese día, ocho aficionados a la espeleología del Grupo de Montaña Torreblanca de Oviedo, junto a dos compañeros de Ribadesella, se descolgaron 100m por la chimenea abriéndose paso entre murciélagos hasta tocar suelo. Suelo de arena de playa, como dicen ellos.


Y enseguida les tocó la lotería.


Uno de ellos, Adolfo Inda, se encontró rodeado de vulvas pintadas en la pared. Era el ahora llamado Camarín de las Vulvas.


Al poco, en otra zona, a Celestino Bustillo se le apagó el carburo con el que se iluminaban en aquella época. Al encenderlo, los fogonazos le permitieron ver el premio gordo. Ante sí tenía el Panel Principal.

Foto de los descubridores de la Cueva Tito Bustillo en Ribadesella, Asturias
Foto expuesta en el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo.


El descubrimiento fue un bombazo mediático y se difundió en toda la prensa, nacional e internacional.


Incluso rodaron un documental con Félix Rodríguez de la Fuente, “Aventura en la Prehistoria”, hoy difícil de encontrar.


Al contrario de lo que ocurrió con Altamira un siglo antes, en este caso desde el principio se apreció la importancia de las pinturas en el arte paleolítico mundial.

Apariciones en prensa del descubrimiento de la Cueva Tito Bustillo en Ribadesella, Asturias
Foto expuesta en el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo.


A partir de entonces, y en diferentes campañas, fue excavada e investigada a fondo, descubriéndose en sucesivos momentos el resto de las obras.


En 1969 se recuperó la puerta original de la cueva por donde entraban los prehistóricos, que había colapsado en la antiguedad, donde se encontraron utensilios de cocina, restos de alimentos (ciervo, cabra, caballos, bóvidos…), herramientas y útiles de su vida diaria. 


Para evitar los 3km desde la villa a la entrada original, en 1970 se abrió artificialmente el acceso actual perforando el pasillo de 165m que conecta con la galería original.


En 2011 se abrió el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo, para ampliar la divulgación de las obras y su importancia en la historia de la Humanidad y mejorar la experiencia para el viajero.


En 2015 el guía de la cueva Alfonso Millara descubrió nuevas pinturas en una zona apartada y de difícil acceso. Nada menos que un mamut, un bisonte, varios caballos, la cabeza de un oso y algunas obras más.



Por qué la cueva se llama Tito Bustillo

La sima por la que descendieron a la cueva se llamaba desde siempre el Pozo La Cerezal, pero la cueva en sí no tenía nombre.


En honor al grupo de montaña del que formaban parte sus descubridores se pensó en llamarla Cueva Torreblanca, pero la desgracia hizo que sea uno de sus integrantes el que pasase a nombrar este patrimonio de la Humanidad.


A los pocos días del descubrimiento, Celestino Fernández Bustillo, con 18 años, falleció al caer despeñado en la Cueva La Canal, bajo el Picu Gorrión, en Quirós.


En su homenaje, y con todo el cariño, la gruta pasó a llamarse Cueva de Tito Bustillo.



Quiénes pintaban las pinturas rupestres paleolíticas

Según los expertos, en aquella época en estas paredes no pintaba cualquiera. Solo pintaban los elegidos por sus habilidades.


“Tenían una capacidad especial para representar, son verdaderamente diestros en su trabajo, no repiten un trazo, no dudan, tienen un verdadero deseo de perfección”. Así lo confirma Matilde Múzquiz, profesora de dibujo y una de las mayores expertas en pintura prehistórica de España.


Junto a su marido, el fotógrafo Pedro Saura, es responsable de las más importantes réplicas científicas de pinturas rupestres de nuestro país, como la Neocueva del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira o las réplicas de cuevas asturianas en el Parque de la Prehistoria de Teverga.


Después de 50 años entre pinturas rupestres, Saura afirma que los autores eran verdaderos artistas, similares a nuestros iconos como Rembrandt, Velázquez o Picasso.


De hecho, se atribuye a Picasso la frase “después de Altamira todo es decadencia”.

Pintura rupestre de caballo en el panel principal de la Cueva de Tito Bustillo, en Ribadesella, Asturias
Foto: Sociedad Pública de Gestión y Promoción Turística y Cultural del Principado de Asturias.


Esta perfección a la primera parece que solo era posible si antes bocetaban y practicaban en otros materiales más livianos y perecederos, como pieles o rocas exteriores.


Pedro Saura mantiene que hay elementos comunes entre Altamira y Tito Bustillo, de tal forma que el mismo autor podría haber pintado en ambas cuevas, o haber una influencia o relación entre alguno de los pintores de ambas cuevas, lo que nos lleva a pensar que quizá había una enseñanza o escuela de pintura.


Estos dos expertos mantienen que uno de los pintores de Altamira también pintó antes en la Cueva del Castillo, a 25km. Ambas cuevas fueron habitadas y quizá fue la misma tribu que pasó de una otra. Matilde Múzquiz ya lo argumentó en su tésis doctoral.


Durante miles de años fueron diferentes grupos y personas quienes pintaron, no siempre gentes que vivieron en la cueva.



Por qué pintaban las pinturas rupestres paleolíticas

El por qué pintaban todavía no se sabe con exactitud, hay múltiples hipótesis.


Hace tiempo se descartó la teoría de que pintaban lo que deseaban cazar porque son demasiadas obras las que no cuadran en este concepto.


También se descartó el arte por el arte, porque no hay solo estética, que también, si no un significado, o diferentes significados a lo largo de la historia por las diferentes gentes que pasan por la cueva y dejan su huella.


Tampoco se trata de reflejar la vida que les rodeaba, porque la diversidad de animales pintados es muy pequeña comparada con la vida real de aquella época.


Se ha estudiado en tribus contemporáneas que todavía mantienen una cultura ancestral, como los aborígenes australianos. Y cada vez más se piensa que las pinturas representan símbolos en vez de retratos reales.


Y se ha constatado que este simbolismo es común a una zona geográfica, en este caso desde Asturias al sur de Francia.


Pero el significado de pintar también puede evolucionar en función de la época, la cultura y la zona del planeta.


Puede que a veces pinten para identificarse y marcar su zona, como hacemos ahora con nuestras banderas o los escudos de fútbol.


Otras veces para identificarse con un animal poderoso y absorber su energía, como a lo largo de la historia han representado el toro y el león en múltiples culturas.


Otras veces para contar historias y entretenerse en una época en la que no había televisión, ni cine, ¿quizá ayudaban a representar las primeras obras de teatro?.


Otras veces, y para un pueblo determinado, podía tener un valor mágico o sagrado.


Otras para señalizar, como en algún país se han encontrado dibujos de espíritus malignos para avisar del peligro de minas de uranio cercanas.


Otras simplemente para llenar de vida su hogar, como hacemos ahora con la decoración de nuestras casas…

Pintura rupestre de ciervo en el panel principal de la Cueva de Tito Bustillo, en Ribadesella, Asturias
Foto: Sociedad Pública de Gestión y Promoción Turística y Cultural del Principado de Asturias.



Cómo pintaban

Primero se grababa o marcaba el contorno con un buril (barra puntiaguda para grabar en piedra) de sílex.


Después se silueteaba la figura con carbón y posteriormente se coloreaba con óxido de hierro en varios colores y matices.


Todo ello con mucha técnica y especial cuidado.



Cómo se visita

Dada la fragilidad de toda pintura rupestre, para preservar su conservación solo se visita una parte durante unos meses al año y con un máximo de 30 personas por día, 6 personas por pase (antes eran 15 personas por pase).


Imprescindible reserva previa. No permiten fotos ni video.


La visita es guiada, y requiere andar 700m de ida y lo mismo de vuelta por una cueva sin iluminar para no dañar las pinturas por lo que debes seguir al guía en todo momento.

Entrada a la Cueva de Tito Bustillo en Ribadesella, Asturias
Foto: Falconaumanni (Wikimedia licencia CC BY 3.0)



La Cueva de Tito Bustillo con niños y personas con menor movilidad

La parte visitable de Tito Bustillo es una cueva muy larga (700m de ida y lo mismo de vuelta) y oscura, de suelo a veces irregular y con humedad en algunos tramos, donde la única iluminación es la del guía.


Aún así es cómoda para cualquier persona sin problemas de movilidad.


Pero para algunos niños muy pequeños puede que no sea el lugar más divertido del mundo. Mucha oscuridad, una gruta con estalactitas y formas muy raras y tienen que ir de la mano más de 1 hora sin poder saltar ni correr ni gritar (tengo una hija pequeña, sé de lo que hablo), pero cada peque es un mundo. 


Por todo ello, y para prevenir posibles problemas, es comprensible que el acceso solo se permita a partir de los 7 años.


Por supuesto, a muchos niñ@s les encanta, y puede ser el mejor plan, ya sabes: la aventura, buscar un tesoro, escuchar al guía con linterna y, al final, ver unas pinturas muy coloridas.


Tú mejor que nadie sabes si a tus peques les gustará o no.


La longitud de la cueva y sus condiciones también pueden ser un incordio para personas con menor movilidad o pocas ganas de andar.


La duración completa es de 1 hora aprox, aunque antes de entrar suele haber una pequeña espera hasta que llegan todas las personas del grupo, y no hay donde sentarse. Por lo que puede ser muy pesado para alguien que no le merece la pena andar por una gruta en semi oscuridad, por muy maravilloso que sea el tesoro que va a contemplar y puede ver en fotos en el Centro de Arte.


De nuevo, cada uno es libre de decidir si le merece la pena.


Lo avisamos porque luego siempre hay gente que se queja.



Descuento con el Pasaporte Cultural del Principado de Asturias

Consigue gratis tu Pasaporte Cultural del Principado de Asturias y pagarás menos en tus entradas en determinados centros y museos.


Por ejemplo, en la Cueva Tito Bustillo, el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo y la Cuevona de Ardines podrás entrar con Entrada Reducida, a mitad de precio de la Entrada General. Para ti y toda tu familia o grupo que viaja contigo.


Aquí te contamos más sobre el Pasaporte Cultural del Principado de Asturias.



No te pierdas el Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo y la Cuevona de Ardines

También te recomendamos visitar, antes o después da igual, el Centro de Arte Rupestre de Tito Bustillo, donde podrás ver todas las pinturas en detalle (en réplicas y paneles) y conocer todos los secretos de esta cueva y de la prehistoria asturiana.


Además, con la misma entrada de Tito Bustillo y sin coste extra puedes visitar la contigua Cuevona de Ardines, donde no hay pinturas pero sí una bonita gruta con algo de luz natural.

Sala quinta del Centro de Arte Rupestre Tito Bustillo en Ribadesella, Asturias
Foto: I. Q. (BestRuralSpain).



Cómo llegar a la Cueva de Tito Bustillo

Se encuentra en la llamada Avenida de Tito Bustillo, en Ribadesella.


Esta vía parte junto al puente que cruza el río Sella, en su lado occidental (el de Playa de Santa Marina).


Sale de una rotonda donde se indica la cueva y discurre paralela al río en sentido contrario al mar. En apenas 1 minuto estás en la entrada a la Cueva de Tito Bustillo e inmediatamente después, en la entrada al Centro de Arte Rupestre.


Ubicación en Google Maps.

Foto cabecera: Sociedad Pública de Gestión y Promoción Turística y Cultural del Principado de Asturias.

Qué ver en Ribadesella y alrededores

Dónde comer en Ribadesella, Lastres y Tazones: los mejores restaurantes

Qué hacer en Ribadesella: actividades y experiencias

Alucina en el Museo del Jurásico de Asturias

Qué ver en Llanes

Qué ver en Cangas de Onís

¿Quieres descubrir
los lugares más espectaculares,
las experiencias más fascinantes
y los mejores hoteles, casas rurales
y restaurantes de España?

(Somos muy respetuosos, solo te enviaremos emails cuando tengamos algo bueno que enseñarte)