Monasterio de San Pedro de Villanueva (Parador de Turismo de Cangas de Onís)

Dónde: Villanueva, a 2km de Cangas de Onís en la N-625 que une Cangas con Arriondas.

Horario: todo el día. Los bajorrelieves están en el exterior.

Visita: libre y gratis. Visita guiada (consulta precio en el Parador).

Recepción del Parador: 985849402.

PUBLICIDAD

Por qué merece la pena visitar el Monasterio

Declarado Monumento Histórico Artístico en 1907.


Es una visita muy cómoda, por su cercanía, y reconfortante (en un Parador Nacional siempre se está en la gloria), en la que puedes apreciar la belleza de un edificio histórico y descubrir detalles muy interesantes de la primera monarquía astur.

Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias


Después puedes tomarte algo en el fabuloso claustro o, si no llueve, en el patio del monasterio, e incluso si te tienta puedes comer en su restaurante.

Galería del claustro junto a la cafetería del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias
Cafetería, antiguo refectorio del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias
Patio del claustro del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias


La visita es libre y gratuita en un horario muy amplio, y si vas con prisa no lleva mucho tiempo.


Si prefieres, también hay una visita guiada por el director del Parador un día determinado de la semana. Consulta en el Parador la fecha concreta en cada época del año.


También organizan una visita teatralizada y tematizada en torno a un asesinato que ocurrió hace siglos en este monasterio. Se llama “El Misterio del Monasterio” y suele ser un día entre semana sobre las 23h. Consulta en el Parador.

Jardines frente al Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias




Qué ver en el Monasterio de San Pedro de Villanueva

Desde el punto de vista histórico y arquitectónico, lo más destacado es la iglesia, especialmente su parte más antigua, la cabecera y la puerta exterior, de estilo románico, con múltiples esculturas en los capiteles.

Interior de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias
Interior del ábside de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias


Y es aquí donde reside una de las joyas del monumento, los bajorrelieves de los capiteles de la puerta exterior, donde gráficamente se cuenta la historia del día en que Favila salió a cazar a un oso y el cazado fue él, como te ampliamos más abajo.

Puerta de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias

Arco y capiteles de la puerta de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias


Destacan las tallas que muestran el beso de despedida de la reina Froiluba a un Favila a caballo partiendo a la aventura, el monarca luchando con el oso y varios ángeles tomando el alma del rey.

Pespectiva de los capiteles de la puerta de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias
Bajorrelieve del beso del rey Favila sobre caballo a Froiluba en los capiteles de la puerta de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias
Ángeles rescatando el alma del rey Favila tallados en los capiteles de la puerta de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias
Aves talladas en los capiteles de la puerta de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias


En el exterior, alrededor del ábside se crearon figuras humanas, animales y seres fantásticos, que en algunos casos muestran su sexo, por lo que fueron consideradas obscenas y sacrílegas.

Abside de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias


También son visualmente muy impactantes algunos de los capiteles que rodean el altar de la iglesia.

Capitel con ganaderos en el interior de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias
Capitel con serpientes saliendo de boca en el interior de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias
Capitel con mono comiendo en el interior de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias
Capitel con hombre barbudo en el interior de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias
Capitel con caballero matando un dragón en el interior de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias
Capitel con hombre matando a un animal en el interior de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias


Y preciosa es la capilla a los pies de la iglesia, que comunica ésta con el claustro.

Portada capilla y galería del claustro del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias
Portada de la capilla del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias

Portada desde el interior de la capilla del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias


La portada de la iglesia, el triple ábside y la capilla forman uno de los mejores ejemplos del románico de Asturias.


En una de las galerías del claustro podrás ver una colección con cuatro lápidas del XII y una del XVII que fueron reutilizadas por los monjes en columnas o como decoración en la iglesia.

Galería del claustro con lápidas del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias


A lo largo del Parador Museo verás 43 paneles informativos describiendo las características del edificio y su historia.


Te recomendamos pedir en recepción el folleto de la visita (es gratis) para seguir el recorrido ordenado y no perderte nada.

Galería del claustro junto a la capilla del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias



¡Espabila Favila, que viene un oso!

Favila heredó el trono astur a la muerte de su padre, el famoso rey Pelayo.


Aunque en realidad se llamaba Fáffila, nombre germánico que aparece en la inscripción de fundación de la Iglesia de Santa Cruz, el documento original más antiguo del reino astur.


Cuentan las crónicas que tras más de dos años de reinado, para reivindicarse como líder valeroso de su pueblo, Favila fue a cazar un oso y fue el oso el que acabó con él. O eso dice la leyenda.


Algunos historiadores dejan abierta la posibilidad, muy común en la época, de que su muerte fuese propiciada por su cuñado Alfonso para hacerse con el trono.


Alfonso, además de marido de la hija de Pelayo, Ermesinda, era hijo del Duque Pedro de Cantabria, gran noble de la zona, por lo que era candidato natural a liderar el reino.


Siguiendo la tradición de la monarquía goda, el rey era elegido por los nobles. Hasta el año 850 en que Ramiro I instauró el sistema hereditario que permanece hasta nuestros días.


Así, fue Alfonso I El Católico el que se alzó con la corona tras la muerte de Favila.


Además, los textos históricos posteriores no hablan muy bien del hijo de Pelayo.


En una época en la que los súbditos esperaban que su rey guerrease para consolidar su territorio, parece que el primogénito del gran héroe de la Reconquista, le tiraba más disfrutar de la caza y la buena vida.


La Crónica Silense del siglo XII afirma que Favila estaba más preocupado por “convites y delicados manjares” que por guerrear para “liberar a la Santa Iglesia”.

Talla del beso del rey Favila a Froiluba en los capiteles de la puerta de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias


Coincide con el arzobispo de Toledo Rodrigo Jiménez de Rada, que en su “Historia de los hechos de España”, del año 1243, escribe que Favila “llevado por su insensatez, se dedicaba más a la caza de lo aconsejable…”.


Y para más inri, el Poema de Fernán González del siglo XIII define a Favila como “muy mal varón” (entendido como mal guerrero), en línea con las primeras Crónicas del Reino Astur (la Albeldense del 883 y las posteriores de Alfonso III) que explican la muerte de Favila por el oso con el término “leuitate”, que podría traducirse como un acto de imprudencia, insensatez o, quizá, debilidad o poca hombría.


Hay que tener en cuenta que en esa época cualquier noble sabía cómo matar a un oso, tal y como explica el Libro de la Montería de Alfonso XI, del siglo XVI.


El único mérito que se le atribuye es la fundación de la Iglesia de Santa Cruz, en Cangas de Onís, el primer templo cristiano que se levantó tras la invasión musulmana.


Sea como fuere, en la vecina localidad de Llueves siempre hubo un recordatorio que reza “Un oso mató al rey F, año 737”, primero en una cruz de madera que más tarde fue sustituida por la inscripción en piedra que hoy perdura.


En 1880 parece que se descubrió un gran oso medio fosilizado en una cueva que había sido tapiada antiguamente. La leyenda dice que tras el regicidio persiguieron al oso hasta que cayó en una cueva, y la tapiaron para que muriese de inanición.


Y así, esta leyenda dio fruto al dicho español usado para animar a alguien a reaccionar: “¡Espabila Favila, que viene un oso!”.



La historia del Monasterio de San Pedro de Villanueva

La primera noticia que tenemos es que el 21 de febrero del 746 Alfonso I El Católico, tercer rey astur, y su mujer Ermesinda, hija de Don Pelayo, levantaron una basílica prerrománica y un panteón real en recuerdo del otro hijo de Pelayo, y segundo rey astur, el monarca Favila.

Escudos en la puerta del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias


Este murió muy cerca de aquí atacado por un oso, tras solo 2 años de reinado. Hecho que se cuenta en los capiteles de la puerta exterior de la iglesia, una de las joyas históricas del lugar.


Parece que la nueva construcción prerrománica fue levantada sobre un antiguo edificio palaciego.

Detalle del interior del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias


En el siglo XII tenemos noticia de que funcionaba como monasterio benedictino y fue reformado y ampliado en estilo románico, perdiendo todo resto prerrománico original.


Se concedió a la Orden de San Benito y fue ocupado por una pequeña comunidad de monjes benedictinos, parece que nunca más de 6, que cultivaron y administraron una amplia zona, incluyendo la propiedad del río Sella entre Cangas de Onís y Arriondas.


De esta época románica se conservan solo parte de la iglesia, en la cabecera, y la puerta de acceso.


Entre 1674 y 1699 fue reformado en estilo barroco, levantándose la sacristía y sustituyendo la antigua torre y el claustro por los actuales, con nuevas dependencias, entre otras obras y ampliaciones.

Fachada de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias


En 1775 se reformó la iglesia, simplificando las tres naves a una y sustituyendo la antigua cubierta medieval de madera por la bóveda de medio punto actual.

Techo pintado de la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias


En 1809, con la invasión francesa, los monjes huyeron a las montañas. Todos salvo un anciano que se negó a abandonar su hogar y fue fusilado por los soldados galos.


Con la desamortización de Mendizábal el monasterio fue abandonado en 1835, y la iglesia quedó como parroquia del pueblo de Villanueva.

Estaura de la Virgen y Jesús en la iglesia del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias


En 1907 se declara Monumento Nacional.


En 1964 se restauran la iglesia y el monasterio.


En 1995 se aprueba adaptarlo como Parador y se excava para desentrañar el origen y la historia del lugar, recuperándose restos antiguos que arrojaron luz sobre su historia y hoy podemos ver en el interior del edificio.

Pozo del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias
Detalle junto al pozo del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias


Por fin, en 1998 fue inaugurado como Parador Nacional de Turismo.

Parador en el Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias
Sala de la cafetería, antiguo refectorio del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias



La visita guiada

Una tarde entre semana, el director del Parador realiza una visita guiada por el Monasterio donde podrás conocer todos sus detalles. El aforo es limitado, por lo que conviene que reserves con tiempo en recepción.



La visita teatralizada

El evento perfecto para los amantes del misterio.


Una noche entre semana (cuando estuvimos nosotros fue el martes a las 23:25h) podrás asistir a la visita teatralizada llamada “El secreto del monasterio”.


Un actor caracterizado de monje te adentrará en una de las historias más siniestras que acompañan a este cenobio. Un asesinato que sucedió entre estas paredes hace mucho mucho tiempo.


El aforo es limitado, reserva cuanto antes en recepción.

Cartel de la visita teatralizada El Secreto del Monasterio de San Pedro de Villanueva, Parador Nacional de Cangas de Onís, Asturias



El juego del misterio sin resolver en la Abadía de San Pedro de Villanueva

Para los clientes alojados, el Parador propone un juego de investigación histórica en homenaje al libro de Umberto Eco “El nombre de la rosa” y su famosa adaptación cinematográfica.


Por medio de unas pistas que te conducen por distintas estancias del Parador podrás responder a las 5 preguntas clave que te plantean: ¿quién fue asesinado en el monasterio?, ¿cómo?, ¿dónde?, ¿cuándo?, ¿por quién?.


Ponte en el lugar de Guillermo de Baskerville y de su ayudante Adso de Melk y disfruta de un juego en un entorno espectacular lleno de misterio.

Mano de niña sobre ilustración del Monasterio de San Pedro de Villanueva, en Cangas de Onís, Asturias



Cómo llegar al Monasterio de San Pedro de Villanueva

Muy sencillo. Está en la pequeña aldea de Villanueva, a 2km de Cangas de Onís, junto al río Sella y a la carretera N-625 que une Cangas con Arriondas.


Si sales de Cangas de Onís por esta carretera, justo antes del final de la primera recta sale el desvío señalizado a la derecha.


Nada más cruzar el puente sobre el río verás la puerta de la finca del Parador Nacional de Turismo, que ocupa el Monasterio de San Pedro de Villanueva.


Ubicación en Google Maps.

Fotos: I. Q. (Best Rural Spain).


PUBLICIDAD

Qué ver en Cangas de Onís

Dónde comer en Cangas de Onís: los mejores restaurantes

Qué hacer en Cangas de Onís: actividades y experiencias

Disfruta a tope los Picos de Europa: qué ver, experiencias, actividades, restaurantes…

Sube al cielo en los Lagos de Covadonga

No te pierdas el Santuario de Covadonga

PUBLICIDAD
¿Quieres descubrir
los lugares más espectaculares,
las experiencias más fascinantes
y los mejores hoteles, casas rurales
y restaurantes de España?

(Somos muy respetuosos, solo te enviaremos emails cuando tengamos algo bueno que enseñarte)

PUBLICIDAD